Condena a dos jefes de servicio a indemnizar con 90.221 euros a`una paciente por una nefrectomía errónea

Publicado el 26/06/2007

La Audiencia Provincial de La Coruña ha condenado a dos jefes de servicio por extirpar un riñón sano a una paciente. El fallo ha confirmado las penas de un año de prisión y otro de inhabilitación dictadas en su día por el Juzgado de lo Penal número 2 de Santiago de Compostela.
Nuria Siles 17/03/2006

Un año de prisión y otro de inhabilitación para el ejercicio de la profesión, así como una indemnización de 90.221 euros en concepto de responsabilidad civil, ha sido la pena impuesta por la Audiencia Provincial de La Coruña a dos médicos que extirparon por error un riñón sano a una paciente.

La audiencia ha confirmado la condena impuesta por el Juzgado de lo Penal número 2 de Santiago de Compostela, que consideró a los dos facultativos -ambos jefes de servicio- autores de un delito de lesiones graves causadas por imprudencia temeraria profesional.

Asimismo, entendió que "la nefrectomía del riñón derecho obedeció a que los condenados pensaron que se trataba del riñón atrófico para el que se había dispuesto la intervención quirúrgica". A juicio del juzgado, los facultativos no examinaron el historial clínico y las radiografías efectuadas a la paciente "con la debida atención", que si lo hubieran hecho habrían evitado el error.

El fallo relata que en noviembre de 1998 la paciente fue diagnosticada de una hipertensión vasculorenal secundaria a una estenosis de la arteria renal izquierda. El riñón de ese lado era atrófico y no tenía función renal. Ante esta situación, se decidió intervenir a la enferma para revascularización, o en su caso, extirpación del riñón afectado. La intervención fue realizada el 20 de enero de 1999 por dos jefes de servicio, uno de ellos de Urología y el otro -en funciones- de Cirugía Vascular.

Según consta en la resolución, "la extirpación del riñón derecho fue una actuación carente de toda justificación, sólo debida a que simple y llanamente, los facultativos confundieron el riñón sobre el que tenían que actuar".

A consecuencia de la extirpación la paciente quedó sin función renal, teniendo que recibir tratamiento de hemodiálisis, someterse a dos cirugías y a un trasplante. Además, cuando la mujer supo que le habían extraído el riñón derecho desarrolló un cuadro depresivo.

La sentencia, que ya es firme, ha rechazado los recursos presentados tanto por la enferma como por ambos médicos.

Argumentos rechazados
La paciente, que ha sido defendida por el abogado Alfonso Iglesias, solicitaba que se le impusiera a los médicos la pena en su grado máximo, es decir, tres años de prisión y otros tres de inhabilitación para el ejercicio de la medicina. A su juicio, la fijación de la pena carecía de la necesaria proporcionalidad en atención a la gravedad de los hechos.

La Audiencia ha explicado que, de acuerdo con una jurisprudencia reiterada, que sólo procede la revisión de las penas cuando el juzgado se haya guiado por criterios jurídicamente erróneos o arbitrarios, lo que no ha ocurrido en este supuesto. Además, la enferma pedía un incremento de la indemnización, basándose en que debería de habérsele concedido una mayor puntuación por las secuelas padecidas. Así, por ejemplo, reclamaba que se valorara en 70 puntos -en lugar de los 50 concedidos- por la nefrectomía al entender que era bilateral. Sin embargo, el fallo lo ha rechazado, entre otros motivos, porque sólo se le extirpó un riñón y no dos.

Por su parte, los dos facultativos apelaban para justificar sus recursos a la forma en la que el juzgado de instancia había valorado las pruebas y al incumplimiento de las normas y garantías procesales.

Se examinó la hc sin interés
El Juzgado de lo Penal número 2 de Santiago de Compostela entendió que los médicos no examinaron con atención la historia clínica (HC) ni las radiografías realizadas a la paciente, a pesar de que estos documentos "se encontrarban a su entera disposición". La resolución judicial consideró que los facultativos infringieron "una elemental norma de cuidado exigible a toda persona dedicada profesionalmente a la Medicina". A juicio del juzgado, se trataba de algo "básico y primario dentro de la lex artis".

Datos de la sentencia
Audiencia Provincial de La Coruña
Procedimiento nº: 282/2004
Fecha: 7/03/2006